La historia de la humanidad se ha caracterizado por su constante evolución, con períodos más lentos y otros más acelerados. Las generaciones que convivimos hoy en día estamos experimentando el período de desarrollo más acelerado que jamás haya vivido el hombre.

Y no solo hablamos de desarrollo tecnológico, también otros aspectos de la vida, como el lenguaje, han cambiado. El auge de internet y de las comunicaciones online no solo han dado paso al marketing digital, sino también a todo un lenguaje típico de la red de redes.

 

La adaptabilidad del marketing digital

El mercadeo tradicional sufrió una transición hacia el mundo digital que desembocó en una nueva forma de hacer publicidad. Esta tenía sus propias reglas, aquí existen palabras claves, banners, tweets, email, comentarios, post, blogs, hashtags, etc. Palabras que engloban un significado muy particular y que cada una tiene su papel en el marketing digital.

Otro cambio del lenguaje que ha afectado a las campañas publicitarias son los emoticonos y demás similares, ahora se utilizan imágenes o ideogramas para sustituir palabras. Los signos de puntuación ya no son meros signos, si combinamos dos puntos con un paréntesis es una cara sonriente. Todo esto tiene que ser tomado en cuenta por el marketing digital.

Es imprescindible que el mercadeo se mantenga al ritmo de los nuevos lenguajes si quiere conservar su alcance dentro de los consumidores. También es vital que se ajuste a la plataforma que utiliza, pues no es lo mismo una campaña por redes sociales que por email.

 

¿Qué depara el futuro?

Todo parece indicar que este nuevo lenguaje digital ha llegado para quedarse, por lo que juzgarlo de “pasajero” o “una moda de los jóvenes” puede ser un error costoso. El marketing digital tiene que hacer lo que ha venido haciendo hasta la fecha: evolucionar y adaptarse para crecer y expandirse. Si necesita adaptarse a los nuevos tiempos, convendría regresar a las aulas, aunque sea de forma virtual, y tomar un master en marketing digital.