Desde hace unos años hay dos corrientes que se han cruzado en el mundo del porno y algunos han querido sacar beneficio de ello
Desde que el porno amateur es uno de los géneros predilectos por los usuarios y teniendo en cuenta que cualquiera desde su casa puede emitir con una webcam han aparecido muchas plataformas webs que ofrecen una manera sencilla muy sexual y morbosa de ganar dinero desde casa y con poco esfuerzo.
Desde ese momento apareció el concepto de las camas y el porno en vivo.
Son plataformas online en las que el consumidor de este tipo de pornografía o escenas eróticas consume a través de dinero digital que ofrecen estas mismas plataformas o solicitando una sesión privada con el emisor.
Este emisor puede ofrecer estas sesiones a una o más personas de forma que puede monetizar su tiempo, suele tratarse de aficionados amateurs que no sólo ven de una forma económica sino que también disfrutan de la mirada indiscreta y fría de una cam.
Este tipo de negocio, por llamarlo de alguna manera, ha tenido furor en todo el mundo amateur y aquí hay mucha gente que también disfruta con su pareja mientras una o varias personas los ven a través de su ordenador. Se pueden encontrar clases y estilos de todo tipo, hay camping que emiten chicas con chicas, chicos con chicos, gente sola o parejas que quieren deleitar con sus actos sexuales a sus fans y admiradores.
El registro en estas plataformas para los consumidores no suele ser complicada, pero en el caso de la persona que quiere emitir se toman medidas para verificar su edad y sobre todo el consentimiento y el entendimiento de los actos que pueden ser vistos por los clientes de las mismas.
El sexo amateur por cam monetizado ha supuesto un cambio la pregunta es ha sido un cambio para mejor o peor?